menú

2013 ¿Puede la arquitectura asesinar el conocimiento? Resumen de la investigación Breaking The Membrane en Colby College (Maine)


24 Del suspenso al suspense (11/03/2013)

El día ha amanecido soleado en Waterville (casi me sale Springfield, por que será) con una temperatura que nos parece suave (7 grados) y pájaros que cantan...¿Será esto el principio de la primavera? A las 9.30 de la mañana ha aparecido Andrés en mi despacho y hemos estado releyendo juntos el resumen que hice de su entrevista y ha sido muy interesante comprobar como funciona el mecanismo de la conversación narrativa ya que lo que hemos estado revisando es la representación que yo he creado a partir de mis recuerdos de lo que comentamos juntos, una descripción de los hechos totalmente diferente del método tradicional de entrevista en el que se transcriben a texto las palabras del entrevistado. 

25 Grafitis, homosexualidad y atletas (12/03/2013)

Estoy en la biblioteca/starbucks donde he quedado con Felipe a las 9 de la mañana. Felipe el año pasado hizo un trabajo sobre los grafitis que los estudiantes perpetran en las paredes de las mesas de madera del sótano de la biblioteca principal. Los grafitis son obscenos, hacen muchas referencias a los genitales de ambos sexos pero siempre utilizando lo femenino como peyorativo. Felipe estableció cinco categorías con respecto a estos grafitis: 

1. Illustrating/promoting sex
2. Crude humor
3. Self-masculinization
4. Homophobia
5. Emasculation

En su análisis se da cuenta de que los grafitis son una conversación entre diferentes varones que pertenecen un determinada agrupación deportiva y que recrean mediante estos comentarios la idea de MACHO, se da cuenta de que es una manera de asentar veladamente la cultura hegemónica del campus: masculina, heterosexual, blanca, delgada, deportista, de Nueva Inglaterra. ¿Es este es el alumno ideal? A través de los grafiti se vuelve explícito lo que está oculto que, además de esta hegemonía, consiste en la violencia contra las mujeres  consideradas ciudadanas de segunda sobre todo con respecto al tema de los deportes. De nuevo, lo físico aventaja a lo intelectual aún cuando el slogan de Colby es LUX MENTIS SCIENCIA. Aquí tenemos otra vez las contradicciones existentes entre el micromundo: explícito y el mircomundo: oculto y puede que de aquí emerja la sensación de incomodidad de muchas mujeres del campus. 

26 La importancia de narrar el pasado (13/03/2013)

Ayer fui  aun evento organizado entre un grupo de estudiantes y el Oak Institute ya que este mes es el Mes de la Inmigración. Ocho freshmens (alumnos de primer curso) subieron al escenario y nos hablaron de las experiencias de inmigración que mejor conocen: la de sus padres y, específicamente, la de sus madres. Una peruana, una caboverdiana, tres mexicanos y tres dominicanos narraron en primera persona las desoladoras experiencias de su familia más inmediata recalcando sobre todo el sacrificio desde edades muy tempranas, el trabajo más que duro, el dolor, la presencia continua del miedo a ser deportados, las biografías cargadas de irresponsabilidades por parte de algunos y de miradas al futuro por parte de las madres de todos, unas miradas que les ha permitido ser la primera generación que van al college. Con mucha emoción y de forma desestructurada, cada uno de ellos relató como ser inmigrante ha sido su primera y mas profunda seña identitaria así como las intersecciones entre sus países de origen y los de llegada, el idioma, la comida, que existiese electricidad después de las nueve....Vidas que no forman parte del mundo hegemónico de Colby, vidas que, como las de los trabajadores de Sodexo, las de las limpiadoras y las de cualquier otra minoría, se atrincheran al fondo de las pedagogías invisibles del campus. Unas vidas que ayer se visibilizaron dando fe de que los relatos de los oprimidos son más ricos, más fuertes y más transformadores que los de los opresores y que esta visibilidad deshará más tarde o más temprano, la hegemonía.  

 27 La importancia de narrar el presente (14/03/2013)

La biblioteca del edificio de Artes, Blixter, es un lugar peculiar con enormes ventanales que dan a un bosque de tal manera que es un espacio que invita a la contemplación. Allí me he citado esta mañana con una de las productoras del vídeo Bicentenial (ese que denuncia las injusticias sociales de este campus). Andrea es una persona muy crítica y con la cabeza muy bien amueblada que tiene claro que se quiere dedicar a la rEDUvolution. La entrevista con Andrea ha sido muy interesante, tanto, que en una hora no hemos salido del primer tema, el tema del poder. De lo primero que hablamos es del currículum a la carta. Andrea comenta que esto en su país de origen es imposible y que es algo de lo que está disfrutando mucho este primer año ya que los estudiantes de Colby no pueden elegir Mayor hasta el segundo año. En cualquier caso, también comenta el tema de los 10 requerimientos generales pero entendiéndolos como la posibilidad de que la institución te obligue a hacer algo que tu no has elegido como algo positivo. Entiende los requisitos como una posibilidad en vez de como un impedimento. Entre otras muchas cosas también opina que hay una minoría de estudiantes progresistas frente a una mayoría de estudiantes que vienen aquí a pasar cuatro años de vacaciones. Y por último le he contado el tema de los grafitis y hemos estado hablando de como existe esa figura del atleta, blanco, heterosexual, nativo americano y que es la que privilegia la institución. Este personaje es el que representa la cultura intrínseca de los jóvenes de Colby y lo que ocurre es que la institución no consigue hacerlos ciudadanos críticos.

29 ¿Puede un edificio asesinar el conocimiento? (19/03/2013)

Andrea y yo hemos vuelto a encontrarnos para proseguir nuestra conversación y avanzar hasta el tema número dos mediante el que quiero indagar si Colby es un territorio o un no lugar y de nuevo lo hemos hecho en la biblioteca del edificio de Artes mientras la nieve caía sin cesar....Coincidir con gente interesante es una suerte que no se tiene todos los días y la verdad es que Andrea es muy interesante. De entre todas las cosas que hemos estado hablando me han llamado la atención sobre todo una: la idea de que la arquitectura es Colby es una asesina del conocimiento. Me explico. 

Llegar a la conclusión de que la arquitectura en Colby es una asesina del conocimiento emerge de las apreciaciones de Andrea con respecto a la rectangularidad y los usos del espacio en el campus. Tal como están dispuestas las mesas, tal como están organizadas las sillas, los pasillos, las escaleras, los arribas y los abajos, los habitantes entran y salen pero no pueden reunirse, no pueden conversar, las paredes y el mobiliario no facilitan la interacción de unos con otros. Los espacios están diseñados para que el profesor hable en la clase pero para que no haya más conversaciones más allá de las académicas. Una arquitectura completamente diferente a la que podemos encontrar en los nuevos espacios pedagógicos que están desarrollando Rosam Bosch u otros arquitectos como Andrés Jaque, en las que las dimensiones políticas de los recintos generan conocimiento en vez de asesinarlo. 

 30 Pedagogía de la incomodidad (20/03/2013)

Hace unos meses oí por primera vez este término que ha vuelto a emerger hoy en dos ocasiones, primero con la conversación que he finalizado hoy con Andrea y después con la que he iniciado con Charles, probablemente el profesor de Colby con el que tengo más cosas en común. 

La primera vez que ha salido el término ha sido cuando Andrea y yo estábamos hablando sobre lo que significa pasar del simulacro a la experiencia y que conlleva (como no podía ser de otra manera) a salir de la zona de confort en la que todos nos sentimos seguros y autosuficientes para adentrarnos en la incomodidad. Por qué es allí en las lindes, en las zonas perturbadoras donde nos hacemos preguntas. La molestia desplaza nuestra seguridad y nos lleva al extrañamiento, nos lleva a romper lo anodino y a mirar lo que nos rodea como si lo hiciésemos por primera vez. La inquietud es el caldo de cultivo para repreguntarnos y preguntarnos, para ir desde la sensación de malestar que produce la conformidad a la sensación de bienestar que nos produce la inconformidad, el movimiento, los desplazamientos, el atrevimiento y los deseos. Según Andrea, pocos son los estudiantes de Colby que desean perder su zona de confort, una zona de confort creada desde la antesala del privilegio y la hegemonía.

Exactamente lo mismo piensa Charles, uno de los pocos profesores que están apoyando el movimiento que quiere transformar Colby en un lugar más democrático y diverso. Adam me ha contado cosas increíbles como es la existencia de una serie de hermandades secretas que dominan el campus y que se mantienen en lo más profundo del lado oculto del micromundo, así como el caso de violencia sexual que tuvo lugar el año pasado e y que la administración intentó más que solucionar, invisibilizar. Charles me ha invitado a reflexionar sobre el hecho de que, a pesar de que el país está pasando una crisis económica muy profunda y que un montón de familias se han quedado sin casas y trabajo, las peticiones por entrar en Colby se han multiplicado. Charles se siente cansado y frustrado por trabajar a contra corriente, lleva ya demasiado tiempo experimentando solo incomodidad. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada