menú

2012 Supercalifragilisticoespiralidoso: o dándome cuenta de que el cambio de paradigma ya está aquí


Desde el día 20 de Marzo los acontecimientos relacionados con la educación artística han sucedido sin parar por lo que dedicaré tres post sucesivos a los diferentes eventos en los que he participado, de manera que hoy empezaré con lo que aconteció entre los días martes veinte y jueves veintitrés de Marzo.


El martes veinte de Marzo empecé el día muy pronto cogiendo el tren para ir a Pamplona, donde me esperaba Amaia Urzáin (profesora de la Universidad de Mondragón y una de las profesionales que conoce más a fondo el mundo de la educación en museos de artes visuales en España) con quien iría hasta el Centro Huarte (CH) para tener una reunión con el equipo directivo. La comprobación de que el cambio de paradigma ya está aquí, la experimentamos cuando: 1. el subdirector del centro Koldo Sebastián, nos explicó que también era el coordinador del DEAC y cuando 2. el director, Javier Manzanos, se quedó y estuvo super activo en una reunión centrada en los programas educativos del centro. Aunque parezca extraño, estas dos acciones marcan el inicio del cambio de paradigma en el terreno de la educación en museos, por un lado, porque normalmente los responsables del los DEACS nunca tienen tanto poder como para llegar a ser subdirectores y, por otro, porque cuando las personas dedicadas a la educación llegamos a un centro, normalmente el director no baja a saludarnos. Un poco más tarde se unió a nosotros Betisa Ojanguren (profesora de la UPNA y una de las educadoras del CH muy experimentada) y entre todas estuvimos reflexionando esobre el desarrollo del proyecto Puenting, un programa todavía por diseñar donde el arte contemporáneo sirva de puente entre museo y escuela. La reunión fue súper interesante y muy cálida porque desaparecieron las jerarquías y la sensación fue la de estar entre amigos.  

Tras la visita al CH, Amaia, Betisa y yo cogimos el coche y hablamos sin parar durante la hora de distancia que separa Huarte de Vitoria, ya que nuestro objetivo era ir a Artium para asistir al Laboratorio de Imágenes Obliteradas organizado por Laura TrafiYo tenía muchas ganas de conocer a Laura, una de las profesionales más interesantes de la educación artística en España, donde residía antes, y en EEUU donde reside en la actualidad. Entre otras muchas cosas, admiro a Laura por la traducción de dos libros fundamentales para mi: Posiciones en la enseñanza y Encuentros en el museo feminista virtual. Gracias a la excelencia de su traducción podemos leerlos oyendo prácticamente a las autoras. El Laboratorio de Imágenes Obliteradas volvió a dar fe, otra vez, del cambio de paradigma desde dos puntos de vista: en primer lugar, sucedió en una de las salas del museo (no aislados en el aula didáctica) y fue increíble el momento en el que nos trajeron una de las obras que necesitábamos, directamente desde los almacenes; en segundo lugar Laura vino hasta Vitoria en calidad de artista, ya que el laboratorio es una pieza dentro de la exposición Estancias (prácticas retituyentes sobre la colección Artium), pieza que diluye las fronteras que tanto empeño tenemos en borrar: artista/euducadora, obra/actoeducativo, publico/estudiantes, museo/escuela. Desde este punto de vista, esta acción tiene lugar precisamente en el medio de los ocho elementos citados: representa el cambio hacia la dilución, la importancia que lo pedagógico está adquiriendo en los centros de arte y, por encima de todo, la intelectualización de las prácticas relacionadas con la educación artística centradas en el análisis y la reflexión, así como en la producción con procesos contemporáneos como el vídeo. Rescato una de las ideas de Laura: “Hemos de trabajar la imagen como habilidad cívica en vez de cómo competencia estética, entonces ser espectador cambia a favor de luchar por los derechos civiles”.

Los dos días siguientes sucedieron en Bilbao donde aparecieron en escena nuevos compañeros de viaje: Imanol Aguirre (colega del área en la UPNA), Lura Baigorri (Profesora de Video Arte en la UB), José Ramón Alcalá (especialista en Arte y Nuevas Tecnologías de la Facultad de BBAA de Cuenca) y Mara Díaz (especialista en Didáctica de la Música de la UPV). Con todos ellos pasé dos días increíbles saltando desde el siglo XIX al XXI ya que estábamos en un tribunal que nos anclaba en el paradigma anterior al tiempo que hablamos y visitamos lugares como el Centro Cultural Alhondiga que nos situaban en la dirección del cambio al mezclar, en un espacio diseñado por Philippe Stark, bibliotecas, salas de artes visuales y PISCINAS…Aprendí muchísimo de mis compañeros. 
Cansada pero contenta volví a Madrid disfrutando de la sensación de que el cambio que estamos reclamando desde las aulas está comenzando a suceder en la realidad de manera que casi, casi me siento como una Mary Poppins posmoderna (pero sexuada por favor) y soy capaz de decir supercalifragilisticoespiralidoso y de traducirlo quizás como: el cambio de paradigma ya está aquí.




1 comentarios:

Jose Ramon Alcala dijo...

Me ha encantado tu relato... muy sugerente.. De hecho le he pasado el link a mi mujer (Virginia Paniagua), quien seguro que va a encontrar ideas muy reveladoras y frescas al respecto de la imagen como identidad... Me alegro además de pasar a formar parte como uno más de los protagonistas de tu relato... para mí fue también una experiencia muy enriquecedora esos días contigo, con Laura, con Inmanol y con Mara (qué bonita foto la de la comida con Laura)... A ver si somos capaces de sacra rendimiento en forma de continuidad, de intercambios y de proyectos conjuntos en un futuro próximo...

Publicar un comentario en la entrada